Servicios
  Cuidados
  Razas
   



 
   
   
   
   
   
 
GATOS/CUIDADOS/MEDICINA PREVENTIVA Y GESTACION

Parto y postparto



Cuando se aproxima el momento. Tu gata se mostrará intranquila y ansiosa. Empezará a rascar y a ocultarse tratando de encontrar un lugar seguro para hacer su nido. Si le proporcionas un lugar apropiado –como una caja con periódicos– será suficiente. Posteriormente enséñale que allí deberá parir. Si no lo haces, tu gata buscará otro lugar, como el cajón donde guardas tus manteles, tu ropero o tu cama.

Se sabe que el momento está por llegar cuando las tetas gotean leche y aparecen secreciones en la vulva por la ruptura de la fuente.

El parto. Normalmente tu gata hará todo el trabajo sola, pero si presenta dificultades y tú puedes y te sientes capacitado para ayudar, hazlo con precaución.

Si el cachorro nace y tu gata no puede romper la placenta, rómpela con tus uñas o con la ayuda de unas tijeras, con mucho cuidado para no lastimar al cachorro. Si después tu gata no limpia al cachorro y éste no respira, frótalo enérgicamente con la mano sobre el dorso, esto lo estimulará para respirar. Cuando esté estable ponlo junto al vientre de la mamá para que mame el calostro.

Ahora bien, si el cachorro se atora en el canal de nacimiento y la mitad de su cuerpo queda dentro de la madre, jálalo cuidadosamente al ritmo de las contracciones uterinas de su mamá para evitar lastimarlo y desgarrar a tu gata. Si a pesar de esto no puede salir, lleva a la gata de inmediato al veterinario, pues los dos corren peligro mortal.

Generalmente el tiempo aproximado de nacimiento entre cachorro y cachorro es de 45 a 60 minutos, aunque en algunos casos puede ser un poco menor. Observa la cantidad e intensidad de las contracciones, ya que tu gata puede fatigarse después de la expulsión de la primera cría. Ofrécele un poco de leche con miel de abeja para proporcionarle fuerzas.

Si notas pocas y muy esporádicas contracciones llévala inmediatamente al veterinario, ya que si hay más cachorros dentro del vientre, pueden morir. Jamás administres hormonas a tu gata para inducir las contracciones y facilitar el parto, a menos que el veterinario lo indique.

Después del parto Aún después de haber parido a su último cachorro, tu gata continuará expulsando restos de placenta, llamados loquios, y líquidos fetales durante varios días e incluso semanas. Los loquios son de color café e inodoros. Si estas secreciones se prolongan demasiado o despiden un olor pútrido, lleva a tu gata con el veterinario para que la examine.

Una vez destetados los cachorros, retira paulatinamente la dieta especial de la madre y sustitúyela por la habitual.

De ti depende que tu gata y sus gatitos estén bien cuidados antes, durante y después del alumbramiento.



     

Alimentación

¿Conoces las necesidades nutricionales de tu gato y sabes como varían de acuerdo a su edad?

Juego

Si juegas con tu gato lo ayudarás a mantenerse activo física y mentalmente. Descubre qué juegos son los favoritos de tu gato y cuáles juguetes no son peligrosos para él.

Cuidado y entrenamiento

Tu gato es un animal muy limpio. Sin embargo, es bueno bañarlo... aunque puede ser algo difícil.

Primeros auxilios

¿Qué puedes hacer por tu gato en caso de una emergencia?¿Cómo debes revisarlo ?

Enfermedades más comunes

Identifica las enfermedades más comunes de tu gato y las atenciones que debes proporcionarle.

Medicina preventiva

Que no te agaren desprevenido: conoce las medidas que puedes tomar antes de que las dificultades se presenten.

 


home  l  perros  l  gatos  l  caballos  l  acuario  l  otras especies  l  comunidad
servicios   l   cuidados   l   razas   l  


 
 
Búsqueda personalizada

Toda la información contenida en este sitio es exclusivamente para tu consideración.
Consulta a tu veterinario antes de proporcionarle cualquier tratamiento a tu mascota.
Consulte nuestra Política de Privacidad


Nuestros sitios: Mascotanet | México | España | Otros

Copyright © Mascotanet. Todos los derechos reservados